Déjame acariciarte lentamente,
déjame lentamente comprobarte,
ver que eres de verdad, un continuarte
de ti misma a ti misma extensamente.

Onda tras onda irradian de tu frente
y mansamente, apenas sin rizarte,
rompen sus diez espumas al besarte
de tus pies en la playa adolescente.

Así te quiero, fluida y sucesiva,
manantial tú de ti, agua furtiva,
música para el tacto perezosa.

Así te quiero, en límites pequeños,
aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa,
y tu unidad después, luz de mis sueños.
                                                              (Gerardo Diego)

3 comentarios:

¡Lilith! dijo...

Que bonito! Adoro los poemas.
londres-victoriano.blogspot.com

Pain and suffering dijo...

precioso poema !
me encantó (:. un beso enorme!

Tontorrona dijo...

Un poema precioso :)

Muchas gracias por pasarte Ana! :)
Besos, te quiero..♥