Un dulce beso, con sabor a chocolate. Una sonrisa, que brilla como las estrellas

 Un atardecer en una tarde de agosto, en pleno verano, en lo alto de un edificio, en la azotea, con unas vista de toda la ciudad, con un cielo naranja, mientras el sol se despide lentamente, dejando paso a la luna y sus compañeras las infinitas estrellas. Dos corazones que laten rápidamente al compás de un reloj con su rápido ‘tic tac’, una cámara de fotos en el suelo, que refleja las imágenes, que pronto se convertirán en recuerdos de una de las mejores tardes de sus vidas. Él esta tumbado en el suelo junto a ella, mientras le acaricia el pelo lentamente, con su sonrisa perfecta, que brilla más que todas las estrellas del universo juntas, lentamente roza sus labios, saben a chocolate, si, de ese chocolate que tanto le gusta a ella, ese dulce sabor.

5 comentarios:

Ainnoa♥ dijo...

Me ha encantado!!:)♥

espero tu visita

Tontorrona dijo...

Es más que perfecto, es como un sueño que algún día me gustaría cumplir :)
Y la foto Ana, la foto es más que preciosa, es increíble :)
Grazas por pasarte, galega ;)

¿Me abrazas? Lola dijo...

♥_♥... una escena muy de película... el cielo, el color, la compañía... lindo...
Saludos... ñ_ñ

Nancy dijo...

Me encantó que tierna entrada.
Un abrazo es precioso el texto♥!

SMSC dijo...

Me han entrado ganas hasta de comer chocolate. Que buena sensación me ha dejado tu entrada :)